Prácticas de los grupos de élite con la mejor tecnología

Los grupos de élite son profesionales muy bien entrenados, con la capacidad de afrontar y superar con éxito todo tipo de situaciones, pero esto no es algo que ocurre por azar, de hecho son comandos especiales que deben superar duras pruebas con fuertes obstáculos, que solo pueden ser superados con disciplina e ingenio.

Es por ello que estos destacados militares realizan prácticas en espacios tan complejos como el Infierno Blanco, la alta montaña con temperaturas bajo cero para entrenar con la más moderna tecnología y optimizar sus estrategias de ataque y defensa.

El Infierno Blanco, ejercicio militar de gran complejidad

Como todas las profesiones, para ser el mejor, debes practicar. Si quieres ser el mejor cerrajero de Sant Cugat, debes dominar todo tipo de cerraduras y sistemas de seguridad, si quieres ser parte del grupo de élite debes superar un entrenamiento de gran exigencia física y mental, como lo es el Infierno Blanco.

Este es un entrenamiento que se lleva a cabo en la alta montaña, bajo condiciones climáticas extremas, lo que convierte este entorno en uno de los más difíciles para desenvolverse, porque exige el tener la capacidad de marchar sobre hielo, dormir en un agujero en la nieve, escalar y por supuesto, entrar en combate.

En este ejercicio aparte de las dificultades propias del terreno, es necesario considerar la cantidad de unidades que forman parte de la práctica, y por ende la coordinación entre todas ellas, con la capacidad de actuar bajo un mismo mando.

Los ejercicios tácticos fueron llevados a cabo en esta oportunidad en espacios naturales de La Rioja, Navarra y Aragón, los cuales se caracterizan por estar compuesto por terrenos boscosos y de alta montaña, pero de gran utilidad para alcanzar los objetivos de la práctica.

Elementos militares utilizados para el desarrollo de esta práctica

En esta oportunidad, para llevar a cabo el ejercicio Infierno Blanco, fue necesario el uso de helicópteros Tigre (BHELA I), helicópetros Superpuma – Cougar (BCG y BELEME II) y un HT-29 (BHELMA III).

También contó con Transporte Oruga de Montaña mejor conocidos como vehículos TOM, diversos equipos de transmisiones y medios de obtención de información de las diferentes unidades presentes, aparte de un medio de Guerra Electrónica GAMO.

Los ejercicios fueron desarrollados en dos fases, la primera tenía como meta la obtención de información acerca del enemigo, y la segunda fase consistía en una operación de asalto aéreo. Finalmente el ejercicio culminó con la expulsión del enemigo.

En este evento fue necesario superar varias dificultades, una de ellas la notable dificultad de movilización en este terreno tan abrupto, y por otra parte, el coordinar de manera exitosa elementos tan disparejos como unidades paracaidistas y de operaciones especiales, tropas de montañas, helicópteros, entre otros.

La clave es el talento humano

Vale destacar que en este adiestramiento el talento humano ha sido la pieza clave, han demostrado su capacidad para escalar montañas, realizar movimientos nocturnos, soportar condiciones aisladas, y solo con materiales y víveres que pueden llevar por sus propios medios.

El soldado tiene la capacidad de cargar hasta más de 30 kilos de peso, que incluye su ropa, saco de dormir, la tienda, alimentos, el armamento y sus municiones, equipo de radio y cualquier material especial, en caso de ser necesario.

error: Content is protected !!